DILMA RUSSEF Y MICHEL BACHELET: LA SUPERVIVENCIA DE LA IZQUIERDA EN SUDAMÉRICA

A principios de año la cuestionada presidenta de Brasil Dilma Ruseff realizó una visita relámpago a Chile para reunirse con Michelle Bachelet. Oficialmente esta era una visita para reafirmar lazos de amistad y negocios, inversión e innovación entre las dos naciones, reiterando que para actual gobierno de Brasil Chile es su segundo socio comercial más importante en el continente. Pero si hilamos más fino, nos podemos preguntar: ¿Qué segundas intenciones tuvo una presidenta tan cuestionada y perseguida, hoy prácticamente destituida, para que en este ambiente hostil se viera obligada a viajar a nuestro país?

La gravedad de la crisis Institucional que está viviendo la presidenta Ruseff, de corrupción, escándalos y cuestionamientos en su administración, la deberían tener de punto fijo en su país, y resulta extremadamente extraño que haya viajado a conversar con Bachelet en un momento tan delicado en su carrera política. Para muchos especialistas, con experiencia en el servicio público, la visita de Ruseff tuvo que ver con la fidelización personal y el amarre de una serie de negocios conjuntos que ha logrado su gobierno con el de Bachelet, así como garantizar a futuro la mantención de estas vías de inversión entre Chile y Brasil, que indirectamente facilitan el flujo de recursos lícitos para financiar recíprocamente ambas coaliciones de gobierno.

Dilma sabe que muy pronto tendrá que realizar un sacrificio muy personal para que su coalición sobreviva al impasse político que está viviendo, pero lo que ni Vilma ni su grupo de apoyo pueden perder jamás son las fuentes de financiamiento y recursos que mantienen viva su coalición, inversión histórica que no solo ha realizado ella, sino que sus antecesores de izquierda.  Chile es uno de los países que mantiene vivo “el negocio político brasileño, así como Brasil mantiene el nuestro” (sino miren el caso de henriquez-ominami que quiso aprovecharse de este negocio) generando acuerdos, inversión y compras que pasan por las voluntades y la lealtad partidistas, generándose lazos que van más allá de un simple programa de gobierno y que tienen que ver con la supervivencia de las coaliciones ya sean de derechas o izquierda en el continente americano.

About The Author

Posts recientes

Deja una Respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *