CARABINEROS DE CHILE: CUIDANDO SU CAJERO VECINO.

La inversión para cuidar y proteger cajeros automáticos en todo el país genera gastos mensuales que los empresarios de bancos chilenos no están dispuestos a asumir, y utilizando como excusa el excesivo robo de cajeros automáticos y las acciones de la delincuencia desatada, junto a la sensación de inseguridad de la población, a nuetros banqueros nacionales se les ocurrió la brillante idea  de instalar sus cajeros automáticos en comisarías. Pues tras tanto robo de cajero sin seguridad y sin querer invertir ni en la corriente eléctrica que usan estos aparatos, ahora les tiraron el cachito a los pobres carabineros en sus propios cuarteles.

Esto es sin duda una buena muestra del “aprovechamiento” al que han avanzado empresas privadas en sociedad con nuestras instituciones públicas. El slogan mediático que ocupan estos “vivos” en el siguiente: “para evitar los robos de cajeros y que la gente se sienta más segura sacando sus lucas, vaya a un cajero amigo en su comisaría más cercana” y con esta medida, apoyada por el mismo gobierno y parte de un sector desinformado de nuestra sociedad, los dueños de bancos evitan millones en costos de inversión en seguridad y se los traspasan al estado, al más puro estilo de Ricardo Lagos Escobar.

Más de 60 cajeros automáticos fueron instalados el año pasado, de los que hasta ahora se mantienen 21 en unidades de Carabineros del país, y con esto me pregunto: ¿Cuánto le va a costar al estado de Chile esta idea magistral de los banqueros? Mi querido lector entenderá que esta nueva función que se le da a la policía está totalmente fuera de la ley, y de su reglamento institucional actual, y fue decida sin consultarle a nadie, sin realizar ningún tipo de estudio, o que la autoridad diera cuenta de los costos e impacto que tiene este tipo de medidas dentro de un cuartel policial. Porque para habilitar un cajero automático en una comisaría tienen que existir los permisos legales respectivos, para los cuales no existe legislación en la actualidad, y que en si misma constituye y consagra una nueva forma de hacer negocios al interior de una institución pública, en este caso policial.

Pero esto no termina ahí ya que instituciones privadas están generando nuevos protocolos “exclusivos” de protección de dineros, así como, los espacios para atender al público (preguntas, problemas técnicos, quejas, etc.), resguardo y protección, mantenimiento, coordinación entre quien recibe los dineros y la periodicidad del llenado del cajero, así como las responsabilidades en caso de contingencias, para las que un carabinero no tiene ningún tipo de capacitación, ya que con suerte saben sacar dinero de estos aparatos como cualquier chileno.

Entendiendo que el gobierno tiene todo pensado, y ya se puso a instalar cajeros con un criterio comercial en todo el país: ¿Acaso con esta medida aseguran que nunca más van a robar o estafar con tarjetas clonadas un cajero en una comisaria? Desgraciadamente esto ya ocurrió en el retén de Carabineros de Mininco, dependiente de la 2° Comisaría de Collipulli, en la región de la Araucanía donde gracias a la luz de la divina providencia la carabinera que estaba a cargo sobrevivió a una golpiza descomunal tras el intento de robo de un cajero automático instalado en su retén.

La cuestión legal es delicada, ya que: ¿quién le paga a la carabinera herida por arriesgar su vida cuidando el cajero automático de un privado?, ¿existe algún seguro específico para estos funcionarios policiales?, ¿bajo qué procedimiento o norma se tiene un carabinero de punto fijo protegiendo un cajero automático, del sector privado, al interior de una instalación publica policiaca? ¿se debería pagar tiempo extra a carabineros por este servicio que se suma a sus responsabilidades diarias? y ¿quién debe pagar ese servicio?

Es verdad que el tema de los robos de cajeros automáticos está de moda y se han pasado de la raya, pero: ¿porque tienen que pagar nuestros policías el costo humano, recargando sus responsabilidades que ya son muchas, a una inversión privada que tienen la obligación de hacer los bancos?

Es sabido que la asociación de bancos de nuestro país esta manejada por una serie de dirigentes que está tratando de evitar cualquier “gasto extra”, menos en invertir en la seguridad de sus propios cajeros, pues los costos de mantención actuales para ellos no resultan rentables, razón por la que poco a poco están amenazando con desaparecer este servicio, sacando de circulación cajeros en todo el país. Todo mal con chilito. Ni un parlamentario, ni un ministro, ni un fiscal, ni un general de Carabineros, parecen interesarle este abuso con los recursos de todos.

Como ya sabemos “quien manda en esta jugada” no nos queda más que esperar que la poderosa e influyente asociación de bancos devuelva la inversión que hace el estado cuidando sus platas y compren algún carrito de policía o simplemente les entreguen una bonificación especial a los pobres “paquitos” que sin querer queriendo, como diría el chavo, ahora cumplen por obligación el rol de guardias de banco.

About The Author

Posts recientes

Deja una Respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *