LA MARATÓN DE LAS LUCAS

Con una cantidad importante de auspiciadores y cobrando un máximo de 32.000 pesos a cada competidor, la Maratón de Santiago, que hace algunos años era una competencia gratuita, se transformó en una verdadera maratón de las lucas.

Era de esperar que el gobierno de Bachelet siguiera en la senda de vender incluso las actividades al aire libre que hace algunos años eran para todos, y le cobre a chilenos y extranjeros por correr frente a la Plazade la Ciudadanía que siempre se ha presentado de todos los chilenos, pero que para estos efectos deportivos se transforma en un sector exclusivo para quienes puedan pagar el precio para competir.

El maratón de Santiago ya no es de Santiago, se corre en esa comuna, pero los dueños son un grupo de “inversores” relacionados al gobierno. ¿Quién se queda con toda esa platita?, ¿el deporte chileno? Obvio que no, ya que se diluye entre tanta parafernalia, semi gringa, para levantar este negocio millonario.

Rasca el gobierno Bachelet, se llenan la boca hablando del acceso de todos al deporte y la cultura y a la primera oportunidad le sacan la lengua a quienes no tienen recursos, cerrándole en la cara la puerta de la casa de todos los chilenos. Éticamente eso no se hace con la gente, pedir 30.000 pesospor correr a todos, incluso a nuestros deportistas de elite. Se pasaron de ordinarios…

Por ahí, aparecía en un medio escrito un tipo experto en agringar aún más este evento deportivo declarando que “el año que viene debería subir la tarifa que pagan los competidores para asegurar que vengan deportistas extranjeros de renombre, haciendo cada vez más prestigioso este evento a nivel internacional”. Prestigio, “las pailas”, esto es puro billete y un negocio redondo para sus organizadores. En unos años más va a ser imposible pagar 50.000 o más lucas para correr unas cuatro horas promedio. Hoy sale más barato irse a comer a “las parrilladas argentinas” y quedar al tope con colesterol que pagar por hacer deporte en la famosa maratón de Santiago.

“Mala onda” gobiernito, sus organizadores se enriquecen a manos llenas con la maratón extranjera, que usa el nombre de Santiago, mientras que los jóvenes en las poblaciones de todo Chile siguen sin poder participar y competir, eliminandos por las lucas que no tienen, auyentando de esta forma a futuras promesas del deporte nacional que tienen las condiciones físicas, pero que están limitados en las económicas.

¡Chile como siempre patas para arriba!

About The Author

Posts recientes

1 Comentario

Deja una Respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *