MIGUEL PIÑERA: FUERA DE LA LEY.

Si hay un músico lleno de privilegios y totalmente fuera de la ley en Chile ese sin duda es “El Negro”, Miguel Piñera. Ni Vidal, con todos sus millones y su jineta histórica de ganador de la Copa América, es capaz de sacarse a la ley de encima como lo hace el eterno protegido del ex Presidente Sebastián Piñera. Recordaba cuando Pedro Ruminot comentaba, en la pasada temporada de Vértigo, su excesivo carrete “arriba de la pelota” con el Negro Piñera. Se pueden imaginar que pensaba Martín Cárcamo, animador del programa, mientras le pasaban por la cara una de las cuantas salvadas etílicas al volante del hermano del expresidente de Chile, misma situación por la que “el rubio natural” fue detenido, esposado, multado y tuvo que pedir perdón al canal, al país, destruyendo a su familia y su reputación.

Lo que quedó de manifiesto no es la diferencia de grados de alcohol en la sangre de Cárcamo versus el Negro Piñera, sino que es la tremenda desigualdad dependiendo a quién se le aplica la justicia de nuestro país, dándole ventajas a quienes tienen poder económico y político, por sobre a quien no los tienen. El que puede, puede dirá alguno por ahí.

Historia de Inmunidad para hacer lo que se te antoje

La vida excéntrica y nocturna del autoproclamado “rey del carrete chileno”, ha estado llena de excesos y como dejó claro la anécdota de Pedro Ruminot, el tipo no tiene a nadie que lo controle, es impulsivo, hace su voluntad y le importa un “rábano” si se pasa de la raya en copetes u otros estupefacientes. La historia de Ruminot demuestra que es tanta la seguridad que siente el “Negro Piñera”, que no le va a pasar nada con la justicia, que entre otras cosas maneja en estado de ebriedad, a 30 km por hora, se estaciona en la calle atravesado obstaculizando el tránsito, e incluso orina a vista y paciencia de todos el interior de su vehículo, lo que significaría que: “los grandes mean donde quieren”.

La inmunidad ante la justicia que tiene el músico de la familia Piñera no es un mito, recordemos que octubre de 2009 atropelló, mientras manejaba en estado de ebriedad, a una mujer que resultó con lesiones leves. Miguel Piñera, huyó del accidente por lo que tendría que haber pagado con cárcel una condena que podría haber alcanzado los 541 días de prisión, la que finalmente a través de sus abogados quedó reducida en agosto de 2010 a 50 horas de trabajo comunitario, pena que después de un año tampoco quiso pagar, otorgándole nuevamente el Tribunal de Justicia dos meses más de plazo para realizar al menos 25 horas de condena.

La oveja negra del clan Piñera

Quienes lo conocen, coinciden que es un gallo medio bonachón, bueno para las bromas y muy sentimental que optó por no hacerse la vida complicada, dedicándose 100% a la música, a las fiestas, a las modelos jóvenes y seguir la filosofía del buen rockero: “sexo, drogas y rock and rol”.

Amigo de todos y hermano de figuras políticas y económicas de Chile que ganaron plata a manos llenas en los años 80 tas, en plena dictadura, como empresarios, consultores, políticos, creadores de las AFP, entre otras. Ha sido el hermano sobreprotegido, que nunca maduró y que vive bajo la eterna tutela de su “hermano-padre” Sebastián Piñera.

Mientras Sebastián gobernó su hermano Miguel pasó una época difícil en la que se separó escandalosamente de su tan querida Belén Hidalgo y se vio obligado a ser internado en una clínica psiquiátrica. Dolor permanente de cabeza para su hermano presidente, quién con paciencia y resignación intervenía directamente arreglando todo para evitar que por su querido “hoyo negro” no se filtraran asuntos de “la familia”.

Igualdad de derechos en Chile: ¡Las Pelotas!

Cuando en Chile hablamos de igualdad ante la ley, respeto por nuestras instituciones, hacemos campañas millonarias para evitar accidentes por estado de ebriedad, o consumo de drogas y tenemos este doble discurso en el que existen ciudadanos de primera categoría, amparados por las lucas y la influencia política, mientras que otros de segunda calaña, como el mismo animador Martín Cárcamo, tienen que pagar el costo real de sus actos, vuelvo a aterrizar que estamos en un país que desgraciadamente hizo de la corrupción un chiste y de la injusticia una anécdota de la cual solo podemos reírnos sin poder hacer nada para evitarla.

Mal por chilito…

About The Author

Posts recientes

Deja una Respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *