PELÍCULAS DISUASIVAS CON GUSTO A AMENAZA

Historias con protagonistas con buenas intenciones, puros de corazón, humildes en su actuar, iluminados que han sufrido discriminación, ataques, engaños y abusos directos o en su entorno, ahora luchan en contra de sus victimarios poderosos, y sádicos, quienes reprimen al pueblo y hacen su voluntad explotando y dominando a la gente común a través de sistemas injustos que los transforman en esclavos.

Juegos del Hambre, Divergente, Mad Max, Maze Runner, Brazil, 1984, Star Wars, Matrix, y tantas otras que tienen como argumento central el abuso de poder y la lucha en contra de seres oscuros que se benefician a costa del sacrificio del resto y que solo sirve a los intereses de unos pocos, por sobre toda la humanidad.

Pero el problema que nos propone la industria del cine norteamericano no es tan simple como tratar de determinar quién es el bueno o malo de la película, eso antes que veamos la película ya lo tenemos claro, la cuestión es la historia misma en la que nuestro protagonista tiene que sufrir una serie de obstáculos, algunos casi imposibles de sortear para un ser humano común, en los que la muerte misma, la perdida de familia, amigos, pareja, así como golpes, traumas, violencia física y psicológica, cansancio, oposición y cuestionamiento incluso de quienes los respaldan, se transforman en un martirio absoluto que cualquier persona normal, con dos dedos de frente, sería incapaz de imitar.

El cine “gringo” nos habla en términos simples de “lo imposible” de aquello que no podemos aguantar y para lo que no estamos preparados como seres humanos comunes y corrientes, la amenaza velada es que si desafiamos a la autoridad debemos tener claro que no solo podemos morir en el intento, sino que perder todo lo que tenemos y a quienes queremos. Nos habla subliminalmente que los cambios y el sacrificio los realizan otros, hombres, mujeres y niños con una capacidad superior, con un tipo de fuerza interna distinta al resto de los seres, una fuerza única que se concentra en ellos, un destino que solo es para “los elegidos”, aquellos héroes salvadores que esperamos desde el principio de los tiempos, algo así como la mismísima venida de cristo dios para los católicos.

¿Ante tanta adversidad y sufrimiento quien es capaz de desafiar a la autoridad y sacrificarse por el resto de la humanidad?, una bomba humana del Isis, dirán algunos, y tienen razón solo hasta el punto del sacrificio, porque el fin de un yihadista es morir, hacer daño y generar terror en su adversario. Pero qué pasa con un ciudadano común que tiene una vida relativamente estable y está disconforme con el sistema y abuso de poder ¿va a pelear en contra del mundo entero para eliminar ese abuso o se va a someter sin decir nada? La respuesta es la advertencia en la que insiste la industria de cine de los Estados Unidos, el final injusto de la “película social” es siempre es el mismo: “calladito, no te metas con nosotros o sufre las consecuencias”, y “puedes ganar y emanciparte de quienes te esclavizan, pero a un costo personal demasiado alto”, ¿estarías dispuesto a seguir tu destino como en las películas?.

About The Author

Posts recientes

Deja una Respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *