TRANSPORTE PÚBLICO: QUEDAR PASADO A PULLMAN BUS.

Viajo constantemente de Santiago a Viña del Mar y me he hecho cliente habitual de líneas de transporte interregional como Pullman Bus, Turbus y Condorbus, por lo que conozco muy bien el servicio que brindan, al menos entre estas dos regiones, y no me deja de llamar la atención el olor a baño nauseabundo con el que me he encontrado en la línea Pullman Bus y que he tenido que soportar más del 80% de las veces que he viajado en esa línea.

Al subir al bus el olor a orina es intenso y se transforma en insoportable si uno tiene la desgracia de ir ubicado en los últimos asientos donde, casi siempre, está ubicado el baño.

La falta de limpieza de estos buses, y sobre todo de sus baños, deja mucho que desear y tras consultar sobre este tema a un chofer de esta línea, me explicó que la culpa no es de los choferes, sino que de la empresa misma que no limpia los baños, a veces por tres o cuatro días, ya que según él muchos buses no paran de prestar servicio por esa cantidad de tiempo. “Imagínese nosotros que tenemos que soportar todo el día “el olorcito”, no nos queda otra que cerrar la puerta de los pasajeros y abrir las ventanas”, me comentó.

Si usted va a viajar y tiene el estómago sensible o va a alguna reunión importante en la costa central y no quiere quedar “pasado a Pullman Bus”, evítese “los malos olores” y busque una alternativa “más limpia y aromática” para viajar.

About The Author

Posts recientes

Deja una Respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *