ANDRÓNICO LUKSIC: UN PODEROSO EN CONTRA DE UN POBRE DIPUTADO.

Fuera de que Andrónico Luksic quiera ensañarse en tribunales en contra del diputado Gaspar Rivas, transformándose en un sujeto “definitivamente” poco popular entre los chilenos, no puedo entender que teniendo un canal de televisión con “supuestos” profesionales especializados en las más prestigiosas universidades del Chile y el mundo, con todo el poder de asesores comunicacionales a su disposición, le hayan permitido aparecer en las redes sociales sincerándose y provocando las burlas, la molestia y el bullying, en su contra, de millones de chilenos.

Es impresionante ver como el autoproclamado “poderoso e influyente” magnate chileno, apareció en todos los canales de televisión abierta cometiendo tantos errores comunicacionales juntos, producto de la “histeria y la ira” que sintió al escuchar los calificativos de ladrón y sacadas de madre que le propinó el nuevo pistolero y “patrón” del Poder Legislativo, Gaspar Rivas.

No se entiende que el dueño del Canal 13 se haya expuesto comunicacionalmente de una forma tan burda, fuera de la realidad que resulta aberrante en la forma y el fondo, y que denota un momento de “debilidad” del empresario, extremadamente mal asesorado, razón por la que hoy lidera el ranking de los empresarios más criticados, menos queridos y más cuestionados de nuestro país. Me pregunto, ¿quién es el culpable de tan descabellada y devastadora decisión comunicacional?, ¿se cagó solo, o lo obligaron?

Revisemos algunas de las torpezas “sin filtro”, y sacadoras de pica social, que expresó el magnate ante el país:

1.- “Podría vender todo, pero no me voy a ir de Chile”, cuando nadie se los estaba pidiendo. Haciéndose la Víctima ante una situación inexistente.

2.- “Soy poderoso y tengo muchas influencias”, situación obvia, que todo Chile conoce, y que resulta ser uno de los motivos del malestar y la desconfianza de los chilenos con su persona.

3.- “Estamos pasando límites que pueden afectar una sana convivencia el día de mañana”, amenaza abierta, por donde la miren.  Denota la sensación de tener un poder que supera al estado chileno.

4.- “Si me querello y me va bien va a ser un poderoso en contra de un pobre diputado”, demostrando públicamente que se siente y está por sobre un diputado de la república. Ubicándose sólo y muy torpemente en el lugar de Goliat, en contra de David.

5.- “Si me querello y me va mal, que bueno que el poderoso “CAGUE”. Ególatra sin límites, expresa su superioridad ante el resto y su visión negativa y resentida de la opinión de la gente común.

6.- “No tengo influencias para hacer llover en Santiago”, apreciación ridícula, totalmente fuera contexto y de toda racionalidad, denota la incapacidad del empresario para ponerse en el lugar de los afectados y para entender las acusaciones del diputado Gaspar Rivas, tergiversando los hechos.

7.- Caso Caval: “No dimensioné nunca lo que podía traernos una reunión de esta naturaleza; fue un error”, sobre la reunión para arreglar un préstamo millonario de su “Banco de Chile” a la nuera de la presidenta Bachelet, sin que está tuviera el respaldo económico para asumir esa deuda. Acusando su error en esta polémica y cuestionada operación, que le ha costado su imagen y prestigio público.

About The Author

Posts recientes

Deja una Respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *