Kaldo e kaeza pa la Presidenta.

Señora Presidenta: soy una ciudadana más, común y corriente, no tengo parientes ilustres, ni apellido rimbombante. Soy pelusa de ombligo, como diría un amigo.

Le cuento que hay un país en el que las personas creían y confiaban en sus autoridades. Uno de los más bellos países del mundo, con una riqueza marina incomparable y una cordillera que observa imponente e incólume el paso del tiempo. Es imposible no poetizar cuando se habla de nuestro país y también es imposible no observar su realidad político-social.

Con el respeto que usted me merece, quisiera hacerle un par de preguntas…¿Qué le paso, señora Presidenta?…cómo fue que usted, una mujer con su gallardía, sensibilidad, maestría, valores etc etc etc…en un par de años, dejó de ser la cabeza del país y pasó a ser, en mi opinión, una sombra de lo que fue. Cómo es, que de convencernos para votar por usted y creer en su programa de gobierno, hoy, pareciera haber desaparecido entre fauces de un lobo…no se la pudo con el cargo o será que no tenido el buen ojo para rodearse de gente eficiente?…desde mi visión como ciudadana, profesional, mujer de esfuerzo y madre, me pregunto día a día ¿cómo es posible que nos haya decepcionado tanto?… ¿Cómo es posible  caer, públicamente, tan bajo. Al menos, en mi opinión y si observo las cifras de popularidad hacia usted, queda claro que gran parte del pueblo también lo cree. Le cuento que fui a votar por usted y tan entusiasmada me sentía, orgullosa de participar en el proceso, que voluntariamente decidí quedarme y reemplazar a un vocal de mesa que no asistió. Ese día, mucha gente me decía que era “tonta” por ofrecerme de voluntaria y pasar todo el día allí, muerta de frío, con una colación paupérrima, dejando a mi hija con mi madre y aguantando la mala educación de muchos votantes que creen que la descortesía es parte del proceso. Sabe que les respondía?…” mi deber como ciudadana es participar” y lo hice. Nunca antes voté pero mientras hacía la fila, me motive a vivenciar ese que ahora entiendo como un gran acontecimiento cívico. Todos deberíamos participar alguna vez como vocal de mesa y votando.Entonces, siento una doble decepción y quiere que le diga algo más? sé que puede resultar desagradable?… pero se lo digo con la mejor de las intenciones, me da pena usted. En mi calidad de mujer, siento que bajó el nivel. No la culpo por las faltas de su hijo y todo lo que le ha implicado. Es bien grandecito ya y es obvio que sabe lo que hizo. Pobre sujeto que no supo ir por el camino amarillo, como diría Dorothy, derechito por la vida y bueno…dicen que no se le pueden pedir peras al olmo…no se puede. Seguramente usted, se ha esforzado en ser una buena madre y pucha que debe ser difícil lidiar con tantos roles, principalmente en un país con un nivel tan alto de machismo donde además, somos las propias mujeres las más machistas, criando hijos “mamones”.

Usted se ha dado cuenta en realidad que la gente a su lado es medio inepta, medio falsa, medio floja, medio tramposa, medio corrupta, medio medio?…así se ve desde acá, desde el otro lado la “elite”. Cómo es posible que una mujer como usted, se rodee de tanta basura?…quisiera comprender Presidenta, desde el fondo del alma y la razón, cómo fue que de ser una gran presidenta, la única mujer de tomo y lomo  capaz de vencer los obstáculos de género, llegando a un rol tan honorable de máxima autoridad, se convirtió en lo que es ahora?…un fantasma de sí misma y se lo digo con dolor, porque siempre la admiré.

Observe su país y su gente… observe señora Presidenta lo mucho que está sufriendo el pueblo del que todos somos parte en el dolor de sentir que nadie se hace cargo de nada y  sabe?…está solo el país. Estamos solos.

Algunas veces, en ese “kaldo e kaeza” que es inevitable, busco explicaciones y teorías para lograr comprender su abulia presidencial. Carisma le dicen algunos, puede ser…

Cuando usted hace un discurso, debo confesarle que me deja plop!…Perpleja y no puedo evitar fruir el ceño…lee todo el discurso…!! no mira a la cámara. Cero empatía con el pueblo. Cero acercarse, incluso en ese simple accionar, usted es poco empática. ¿Qué le pasó en el camino, señora Presidenta?…

Esto es para todos los políticos que se sientan a hacer nada o muy poco por nuestro hermoso país, les aviso que eso de la izquierda y la derecha está en retirada, tengo la sensación y puedo estar muy equivocada pero las personas votan por las personas y su desempeño. Eficiencia y eficacia.No importa si es rojo, amarillo o azul y dejeme decirle que es ese el futuro, pórque la gente avanza, crece y cuestiona. Es parte de la evolución de los pueblos. No hay cambio sin el atrevimiento del “decir”. El resultado de sus gestiones políticas  en la actualidad? …pérdida de credibilidad, nadie les cree. No creemos.

No soy quien para darle consejos, sin embargo, le voy a pedir algo en mi calidad de ciudadana de este país que amo tanto. Permítase un momento de quietud, detenga el paso un instante, respire profundo y observe a su alrededor…tómese un minuto para reencontrarse y a sus ideales porque parece que los perdió en alguna parte, recobre el espíritu y la energía para “hacer y construir” para y por la gente. Algún día nuestros hijos la van a recordar y depende de usted que sea un buen o un mal recuerdo.  Grite, grite!!!! señora Presidenta que usted también es un ser humano y LIMPIE LA MIERDA QUE LA RODEA, ya que desde acá la veo hasta el tope y es una tristeza.

Un Abrazo fraterno, Señora Presidenta.

About The Author

Posts recientes

Deja una Respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *