LA LEY CHILENA QUE TE PERMITE SACARLE LOS OJOS A TÚ PAREJA.

La ley es comprensiva con los “maricones” en nuestro país: decreto ley N° 321 de 1925, en su letra “b” da la posibilidad de aplicar atenuantes en el delito de golpear su mujer u esposa, por las siguientes razones: ‘obrar por estímulos tan poderosos que naturalmente hayan producido arrebato y obcecación’

No puede ser que nuestra legislación tenga beneficios para “criminales” como los que vimos en el caso de Marco Antonio Olmos Barraza en 2015, sujeto que golpeó y apuñaló con unas tijeras de podar a su esposa en el cuello, tórax, hombro y mama derecha. Si no es por un policía que se percató de esta brutal agresión y le disparó al agresor la mujer habría sido asesinada cobardemente. Lo más increíble es que después de este acto criminal el señor Marco Olmos salió en libertad aduciendo arrebato y descontrol debido a que estaba siendo engañado por su mujer, argucia legal “criminal” que hoy es parte de nuestro código penal.

Con este precedente hoy cualquier chileno puede golpear, cortar y dejar al borde de la muerte a una mujer y justificar su acción apelando a que perdió la conciencia o se volvió loco, en forma de arrebato y obcecación.

Las excusas para pegarle a una mujer son y serán siempre las mismas: “me estaba engañando”, “estaba mirando huevones en la calle”, “no me hace caso”, “se lo merecía la huev..”, “me tenía harto”, etc. ¿Quiénes lo dicen? los mismos “maricones” de siempre que una y otra vez golpean a sus parejas, esposas incluso sus hermanas, madres, abuelas y amigas.

Estos potenciales asesinos deberían ser condenados con castigos que estén a su nivel de salvajismo y la sociedad debería deshacerse de ellos con penas efectivas en la cárcel que empiecen en los 20 años, de ser comprobada esta causa, y no puedan ser revocadas a través de la conducta anterior o méritos de ningún tipo.

Los diputados y senadores de nuestro país deberían estar atentos y cambiar estas normas “infames” del siglo pasado y no permitir que hechos tan deleznables y grotescos como el reciente ataque a golpes, que sufrió Nabila Riffo, mujer de 26 años de Coyhaique que perdió masa encefálica, dientes, además de sus ojos.

About The Author

Posts recientes

Deja una Respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *