CONFLICTO MAPUCHE: EL NEGOCIO MILLONARIO ENTRE POLÍTICOS, EMPRESARIOS FORESTALES Y ELÉCTRICAS.

La Coordinadora Arauco Malleco (CAM) ha sido clara en señalar que su razón de ser es la descolonización de sus tierras y protección es estas a través de la fuerza, territorio ancestral que ha sido usurpado y vendido unilateralmente por el estado de Chile a grupos de empresarios privados, como la familia Mate, que hoy en día explotan esas tierras ganando millones de dólares que van para su bolsillo.

Por su parte, por unas luquitas de propina, el gobierno mantiene protegido el patrimonio de los empresarios forestales sacrificando y postergando a grupos mapuches, dueños legítimos de estas tierras que hoy se tienen que conformar con mirar en la pobreza misma el ir y venir de camiones con el fruto de la tierra que por derecho les ha pertenecido ancestralmente.

Mientras las familias poderosas de nuestro país, que aprovechadamente compraron tierras robadas en el sur de Chile, transforman el bien cultural de una comunidad indígena en “papel confort”, que venden coludidamente engañando a sus consumidores para sacar más provecho, el pueblo mapuche se ha visto obligado, por la discriminación, el mal trato y la injusticia, a organizarse en una resistencia territorial para recuperar un bien hereditario que las autoridades de turno lo quieran o no, siempre estará bajo su control.

El decir equivocadamente que el movimiento mapuche se ha transformado en un grupo “terrorista” o similar, puede radicalizar aún más a estas comunidades indígenas y llamar a que esa resistencia hasta ahora “controlada y limitada”, en contra de un grupo de privados sinverguenzas, derive en un conflicto bélico de mayores proporciones a escala nacional que afecte no sólo los intereses económicos mezquinos de las forestales u otros aprovechados, sino que comprometa al estado chileno.

La Coordinadora Arauco Malleco es y será dueña de esos territorios, aunque las forestales estén protegidas por el gobierno de la Nueva Mayoría y el armamento de Carabineros de Chile, y tiene el legítimo derecho de hacer valer sus derechos oponiéndose a los “receptores ambiciosos de esas tierras mal habidas”, ejerciendo acciones que cumplan el objetivo de recuperar un bien territorial robado sistemáticamente por un grupo de políticos, de varias épocas, engañando, destruyendo y empobreciendo al pueblo Mapuche.

About The Author

Posts recientes

Deja una Respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *