LA SOFOFA, PRESIONA A BACHELET Y PIDE ENDURECER LA MANO EN CONTRA DE COMUNEROS MAPUCHES ASEGURANDO QUE EN LA ARAUCANÍA NO HAY ESTADO DE DERECHO

El cambio de medidas precautorias para la Machi Francisca Linconao generó molestias en la elite empresarial de derecha y por este motivo ahora acusan a través de la SOFOFA que en la región de la Araucanía “ya no impera el Estado de Derecho”, acusando que hay grupos “actuando en absoluta impunidad” y piden al Gobierno “hacer respetar la Constitución de la República”.

Para la “sentida” Sofofa existen tres “condiciones básicas” para solucionar el tema en la Araucanía: “evitar toda ambigüedad en el compromiso con la paz social, especialmente el otorgamiento de beneficios a los responsables de la violencia” (lo que ocurrió con Linconao); “fortalecer el principio de la integración social como el fundamento que sustente el diálogo”, y que el gobierno “asuma su responsabilidad de aplicar políticas públicas eficientes en áreas claves como la salud, la educación y el progreso económico en una zona que sufre un estancamiento inaceptable en todos estos temas”.

Lo más increíble es que el texto pagado para que aparezca en el diario La Tercera se titula “Gremios agrupados en Sofofa piden con urgencia paz social para la Araucanía y el sur de Chile”, la pregunta es ¿para quien quieren esa paz social? si lo que están pidiendo en términos simples es endurecer las medidas que protejan la propiedad de empresarios y que se reprima a la mayor cantidad de comuneros mapuches posible. Los empresarios saben que el gobierno de Bachelet se encuentra debilitado y en este contexto buscan, junto a un grupo de parlamentarios de derecha, generar “ruido” y con ello modificaciones que mantengan aislados y acorralados a los grupos de comuneros mapuches que se oponen a que se haga usufructo de sus tierras ancestrales.

A los chilenos nos gustaría ver que el empresariado produzca el mismo “tongo mediático” para acusar la colusión, las coimas y los monopolitos comerciales que tienen al país en un pozo de corrupción asquerosa, sin precedentes en nuestra historia republicana, del que ellos han sido cómplices “pasivos”, dando vuelta la espalda de manera cobarde y poco patriota a su país y sus trabajadores.

About The Author

Posts recientes

Deja una Respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *