EL DUEÑO DEL MERCURIO AGUSTÍN EDWARDS LE SACA EL BOZAL A SU PERRO RABIOSO CARLOS PEÑA PARA QUE ATAQUE A GABRIEL BORIC Y SU FAMILIA POR SUBRISE A UNA LANCHA DE LA ARMADA

Me llama profundamente la atención que Carlos Peña, en su faceta de opinólogo, se haya molestado tanto con la actuación “poco meditada e impulsiva” de un diputado novato y su familia, quienes viajaron como lo puede hacer cualquier chileno en una embarcación de la armada de Chile.

Hay que recordarle al señor Carlos Peña que en épocas de dictadura muchas de esas embarcaciones, mantenidas con dinero de todos los chilenos, se ocupaban con fines siniestros para desaparecer cuerpos de asesinados políticos en alta mar, como lo ocurrido con el sacerdote británico-chileno Miguel Woodward, que también fue un “obligado invitado” por la Armada de Chile a subirse en una de sus embarcaciones, sin que sepamos hasta el día de hoy que lo que paso con su cuerpo.

Es increíble que cuando hay plata de por medio y su jefe Agustín Edwards lo indica, aparece de inmediato “cacareando sin parar” este opinólogo mercenario galleteado, con una serie de discursos “dirigidos” a desprestigiar y atacar a personas, con el único fin que es satisfacer la sed de “venganza política” de un grupo de empresarios y políticos sediciosos, nostálgicos de la dictadura.

Carlitos Peña no habla del tema del momento que es la incompetencia y el poco compromiso que ha mostrado el alto mando de la armada en la protección de su contingente femenino, entendiendo los abusos que hoy conocemos, y menos va a pedirle al alto mando de la armada, desde su página del mercurio, que se disculpen y pidan perdón por los cientos de crímenes y violaciones a los derechos humanos cometidos por esa institución en dictadura.

El nivel tendencioso llega a tal nivel en este sujeto, que, si le interesara tanto el tema del uso irregular de embarcaciones de la armada con civiles, podría encontrar cientos de casos, incluso miles, de uso irregular partiendo por familiares de otras ramas militares, civiles y empresarios quienes hicieron uso y desuso de estos bienes del estado en dictadura y posteriormente a ella.

Me gustaría que este intelectual “de palo” le pregunte a “su amo Agustín” si él nunca le pidió ayuda a la armada para transportar material con el fin de construir su fortaleza en su isla en el sur de Chile. ¿O estoy mintiendo?

 

About The Author

Posts recientes

Deja una Respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *