ATENTOS CON PARAGUAY: EL PELIGROSO PARECIDO DE HORACIO CARTES PRESIDENTE CORRUPTO DE PARAGUAY Y SEBASTIÁN PIÑERA

Cuando se lee la biografía del cuestionado presidente de Paraguay Horacio Cartes, no deja de llamar la atención las serie de similitudes que tiene con la vida de nuestro conocido Sebastián Piñera, ambos han crecido como empresarios al alero de gobiernos militares y la derecha, haciendo fortunas millonarias en base a negocios “irregulares”, evasión, estafas a casas financieras y decisiones anti éticas que pueden ser consideradas “vende patria”, utilizando esos recursos mal habidos para convertirse, respectivamente, en presidentes de países que gobiernan de manera gerencial, rodeados de ejecutivos y empresarios “estafadores de cuello y corbata”, que han sido cuestionados por la justicia, y que buscan aprovecharse de su posición privilegiada para incrementar aún más su poder económico y político.

Hoy vemos como Paraguay se está sumergiendo en una espiral de corrupción y descontento ciudadano que llegó a su clímax tras la muerte de un joven dirigente político que se opuso a  la acción coludida y corrupta de 25 senadores de la derecha Paraguaya, partidarios del presidente Horacio Cartes, quienes fuera del parlamento, de manera oculta y sin la presencia del resto de legisladores, ni del presidente de la Cámara aprobaron un proyecto de enmienda constitucional que permite la reelección presidencial, misma que está prohibida en Paraguay desde 1992.

El objetivo para el presidente de Paraguay Horacio Cartes es obvio, quedarse un nuevo periodo más como gobernante y así mantener el crecimiento económico, personal, de empresarios y políticos chupasangre que no quieren dejar la “teta” estatal paraguaya, manteniendo intactas las redes de corrupción púbicas y privadas, que les hasta ahora le ha dado al Partido Colorado, de Cartes, un control total sobre los destinos de este convulsionado país.

Lo que llama la atención del caso paraguayo es que en Chile tenemos condiciones de corrupción muy parecidas a las de ese país, con políticos y parlamentarios, de derecha e izquierda, acusados por la justicia y cuestionado por una ciudadanía más despierta, que quieren mantener el mismo negocio que los ha protegido desde el fin de la dictadura. Peligrosa similitud que puede estar mostrándonos hoy el futuro que nos espera.

About The Author

Posts recientes

Deja una Respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *