BACHELET, ABBOTT Y BARRAZA SE COLUDIERON PARA OBSTRUIR A LA JUSTICIA Y DEJAR EN LA IMPUNIDAD A POLÍTICOS Y EMPRESARIOS CORRUPTOS.

No hay que engañarse, Bachelet es una presidenta corrupta por donde la miren y sus acciones “oscuras y coludidas” terminaron por delatarla. Es impresentable que la presidenta de Chile haya metido a tal grado sus manos en servicios del estado, como la Fiscalía Nacional e Impuestos Internos, nominando a dos de sus hombres de confianza para dirigir estas dos entidades, que ahora tenga el poder de determinar, desde el sillón presidencial, el fin de la investigación de  “cientos de casos” de pagos de coimas con boletas falsas que la afectan personalmente, a su familia y a políticos claves de La Nueva Mayoría como Fulvio Rossi, entre otros.

Recordemos que en una decisión inédita que sólo beneficia a una serie de delincuentes políticos que están alrededor de la presidenta Bachelet, el Servicio de Impuestos Internos a cargo de Fernando Barraza, hombre de confianza de la presidenta, optó por notificar multas a las empresas indagadas a raíz de los casos Penta y SQM, por lo que desde ahora las compañías pueden allanarse o bien discutir en los tribunales tributarios, cuyo efecto práctico es que no habrá una sanción penal. La idea es cerrar sin querellas todas las investigaciones por pagos a políticos.

Para uno de los pocos fiscales “decentes que van quedando” Carlos Gajardo “El fraude fiscal es un delito muy grave que debe ser de acción pública. Igual que colusión y delitos electorales, y es inaceptable que no lo sean”.

Mientras que para el único persecutor de Sebastián Piñera, el diputado Hugo Gutiérrez, expresó en su cuenta de Twitter: “Siempre lo dije: SII con Barraza a la cabeza tiene como meta la impunidad de los delincuentes de cuello y corbata”.

About The Author

Posts recientes

Deja una Respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *