ALBERTO PLAZA: OPINOLÓGO INDOLENTE, CORNETERO, FACHO Y “BANDIDO”

Alberto Plaza tiene cuenta abierta en el diario más fascista del país “El Mercurio”, y camuflado desde sus cartas al director se refirió de manera extremadamente ignorante y poco equilibrada sobre los atentados que se registran en la Región de La Araucanía y al rechazo de algunas comunidades mapuche a ser censadas.

El “ciencioligista cantante” llamó “a tener cuidado de caer en la tentación de pensar que todos los mapuches son gente violenta y mala”, lo que demuestra su limitado conocimiento sobre los saqueos de tierras ancestrales y abusos de empresarios y terratenientes en contra de este pueblo ancestral, razón por la que, contrariamente a lo que él cree, actúan permanentemente unidos y con un objetivo común. Seguidamente el cantante de “bandido” pidió tener “una mirada objetiva de lo que ahí está ocurriendo”, en un escenario que describió como de un “conflicto” que “se ha salido de control”, y donde “ya es tarde para reaccionar adecuadamente ante el avance de los grupos violentos”, llamando a la autoridad a generar más represión sobre comunidades indígenas en la región.

Sin duda Alberto Plaza no comprende el conflicto mapuche y para él las acciones en contra de empresarios no tendrían explicación, omitiendo “la propiedad privada ancestral de los mapuches”, entendiendo que desde el discurso televisivo simplista de Plaza solo se debería respetar “la propiedad robada” de los empresarios actuales. Más aún el opinólogo musical vuelve a desconocer totalmente la unidad indisoluble del pueblo Mapuche, al decir: “se trata de terrorismo en su estado puro, llevado a cabo por algunos desadaptados que tratan de hacernos creer que todo el pueblo mapuche es y piensa como ellos. Nada de eso. La inmensa mayoría de los mapuches son gente buena y merecen ser respetados”. Advirtiendo que estos grupos “son los que no respetan y nunca respetarán el Estado de Derecho. Por eso hay que sacarlos del juego con todas las herramientas de la ley”.

Alberto Plaza se debería dedicar a cantar y asistir a las concentraciones de su “pseudo filosofía” farsante llamada cienciología, y no a llamar a agudizar la violencia en un territorio del país que fue expropiado injustamente por una serie de gobiernos corruptos y coimeros que vendieron a sus pueblos ancestrales, sus tradiciones y su honor, ubicándolos en su situación extrema actual, por unas miserables monedas.

About The Author

Posts recientes

Deja una Respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *